domingo, 16 de diciembre de 2007

¿Para qué sirven los cristales?

¿Cómo es posible que un cristal o gema pueda cambiar tu vida, sanar y ayudarte a evolucionar espiritualmente? Es la pregunta más común que se repite cuando el tema es de cristales. Los cristales de cuarzos no son piedras decorativas o para uso de joyería. Aunque ejercen fascinación a todo el que observa una piedra tallada, pulida, brillante y luminosa. Es mucho más de lo que una piedra puede ofrecer para él que lo obtiene. Poseen una densa vibración molecular que producen efectos físicos y espirituales.

Son fuentes de energía que pueden abrir las puertas de otros planos de conciencia. Absorbiendo energía negativa y emitiendo energía positiva, hasta lograr un equilibrio o armonización entre ambas. Es excelente para la meditación, proyección astral, para elevar o despertar la conciencia, ideal para los rituales o ceremonias, talismanes, símbolos, en terapias energéticas, en la preparación de elixires y agua cristalizada, etc.

El tener un cuarzo en su hogar o negocio le servirá para transmutar las energías y tener otra visión ante los asuntos familiares, de empleo, economía, bienestar físico, mental y emocional.

En terapias energéticas nos ayudan armonizar a los centros energético o chakras. Hay que tener conocimiento para operar a nivel físico, el uso correcto y la colocación de cada piedra sobre el cuerpo físico. Inclusive el cómo y dónde llevarlas como joyería o talismán, que es un arte milenario y renace para los nuevos tiempos.

Sr. Jake T. Shine de sus raíces, maya, yaquis y azteca, nos describe las siguientes funciones de los cristales y piedras según su experiencia y conocimiento:

☼ Armonizar las incidencias de los colores del aura con los centros energéticos del cuerpo.

☼ Armonizar los colores del aura.

☼ Desbloquear las energías de los centros y permitirle fluir libremente en la mente, el cuerpo y el alma.

☼ Curar y equilibrar el ánimo, la mente, el cuerpo, una vez que las energías circulan libremente.

☼ Despejar la mente, abriendo la conciencia y la percepción.

☼ Animar el alma anulando los conflictos, la confusión y las energías negativas.

☼ Curar el cuerpo cuando todo alcanza la armonía, porque la salud es solo eso:
armonía orgánica, anímica y mental.

☼ Atraer la fortuna y la estabilidad.

☼ Atraer buenas ideas e impulsar y solidificar proyectos.

☼ Atraer el amor, la comprensión y la sensibilidad.

☼ Fortalecer los lazos que nos hacen crecer.

☼ Despertar la conciencia y lograr la armonía interior y exterior, una nueva visión de lo que somos y de lo que nos rodea.


Bendiciones de Luz Cristalina,
Sylvia Rodríguez