martes, 1 de julio de 2008

El Poder de los Cuarzos



En el mundo de los minerales, los cristales son los más semejantes a nuestro ser, ya que fueron creados para que fueran nuestros mejores amigos

Una de las mejores formas de sacar la energía que hemos tenido acumulada durante mucho tiempo en nuestros cuerpos y de lograr comunicarnos con nuestro corazón, es por medio del uso de los cristales de cuarzo.

Estos maravillosos seres son los minerales más evolucionados en energía porque están compuestos por los cuatro elementos, agua, tierra, fuego y aire, los cuales intervinieron para su creación, y nosotros debemos de aprovecharlos para nuestro beneficio.


Una de las misiones que cumplen es ayudarnos a activar nuestra energía, a percibirla para que despierten los centros del cuerpo físico que nos dará mayor visión de nuestros actos, sentimientos, pensamientos.

Cuando los tomamos podemos hacer que su energía se conjugue con la nuestra y que nos vaya activando la nuestra, que es lo que debemos de hacer si buscamos que nuestros sentidos mejoren.

Están muy vivos

Lo principal que debemos saber es que cada cristal es un ser vivo, aunque sólo nos parezca que se trata de un pedazo de roca.


En mi caso tenía la idea de que los minerales, por ser de la naturaleza, tenían algo de vida, pero no sabía en qué grado hasta que mi Maestro me dijo:"Busca dentro de él, búscale su cara y la vas a encontrar, pídele su energía y dale tu corazón para que te dé el suyo".

Estas frases me parecían extrañas, pero por ser mi Maestro quise ponerlo en práctica. Así, me quedaba mucho tiempo buscando al ser dentro del cristal y, aunque jamás pensé que lo iba a ver, después de un tiempo de estar observándo, me encontré con el verdadero cristal.

¡Realmente son seres como nosotros!, son seres de energía que cada uno puede ver dentro del cuarzo. Ese momento es mágico e importante. Pero deben saber que no van a identificar una forma física o una cara como las que conocemos, sino algo muy distinto: Será una sensación, un sentimiento.

En ese momento que sintamos algo diferente quiere decir que ya estamos conectados con nuestro cristal, que nuestro ser interno ya tuvo contacto con él.
Será una comunicación que conscientemente no recordaremos, pero nos vamos a sentir como cuando platicamos mucho con alguien sobre lo que nos duele o sobre lo que sentimos.

Es un momento en el que se pueden juntar los dos seres, nuestro espíritu y el cristal, y es muy mágico porque nos abrimos ante un ser que también se abrirá ante nosotros.

Es una conjunción de energías que nos va a ayudar a liberar lo que tengamos en nuestro cuerpo acumulado por años, como frustraciones, pensamientos y dolor que vamos sintiendo desde la niñez. Además, nos activará la energía que tengamos estancada.

La forma de limpiarlo...

Una vez que lo tengamos con nosotros, debemos entablar una comunicación con él, hablarle y darle la bienvenida. Después de esto, será necesario limpiarlo.

El primer paso es poner agua en un recipiente de cristal o barro. Después, activaremos los canales que tenemos en las manos frotándolos para abrirlos. Así, podremos programar al agua al colocar las palmas sobre el agua para hablarle a sus elementales y activar su energía. Podemos decir:

"Hermanos, voy a poner un cristal para que me ayuden a purificarlo de energías y que le puedan dar la energía que ustedes tienen".

Enseguida se pone el cristal en el recipiente y se coloca donde le dé la luz del sol y de la luna. Si se tiene patio, lo ponemos en el centro del lugar. Se deja ahí toda la noche y al siguiente mediodía ya se puede sacar.

Tomamos el recipiente con el agua y la vaciamos al tiempo que le damos las gracias por la limpieza y energetización.

Ahora nuestro cristal ya estará libre de cualquier energía ajena a él y podremos programarlo para lo que más sintamos necesidad.

Ofrecen múltiples usos

Uno de los principales usos para los cuales podemos programar nuestro cuarzo es como protección para que las energías negativas que están a nuestro alrededor no nos dañen.

Pero existen una infinidad de usos para los cuales podemos aprovecharlos.
Por ejemplo, podemos programar alguno para atraer a nuestra alma gemela, para que nos ayude a encontrar nuestra misión, para despertar nuestros chakra y centros de energía, etcétera.

Si lo queremos para curación de males menores, como dolor de cabeza, le pediremos que nos ayude a liberar la energía que tengamos estancada en el cuerpo.

Si estamos mal del hígado quiere decir que no está activándose su energía y esto puede dañar más nuestro físico y empezar a fallar. En ese caso le decimos a nuestro cristal que nos ayude a liberar la energía para que el órgano vuelva a estar bien.

Lo ponemos en el lugar donde sintamos y le vamos a pedir que actúe. Buscamos la forma cómo lo debemos de poner y lo pasamos por el lugar donde tengamos la molestia.

Para curaciones más complicadas se tendrían que usar más cristales y diferentes rocas, porque cada una tiene una energía especial que viene de la Tierra. Además de que se deberían de emplear los cuatro elementos.

También es posible usarlos ante cualquier situación negativa, por ejemplo, si tienes miedo, puedes agarrar tu cuarzo y pedir que te dé la energía necesaria para esa circunstancia o igual si vas a un examen o entrevista de trabajo. Tu cuarzo te va a ayudar, porque absorbe la tensión y energías del momento en que estés para que no te afecten.

Después, con cuidado, lo ponemos en una vasija con agua y sal para que se vuelva a limpiar. Tiramos el líquido con cuidado para que no nos caiga nada de eso que se quedó en el agua.

Claro que después puedes compensar a tu cristal, por ejemplo, algo que le gusta mucho es el mar, porque ahí están los cuatro elementos. En ese sitio encuentran una energía muy parecida a la que los formó. Déjalo que se llene de agua y lo pones en la arena un rato más porque así agarra muchísima energía.

Los cuarzos se cargan más si los llevas al mar que si los pones sólo en agua de mar. Lo recomendable es dejarlos no menos de 10 minutos, ya que primero se limpian y luego empiezan a absorber todo.

Si los que tenemos son cuarzos sin engarzar, entonces los debemos poner dentro de una bolsitas de tela de color rojo, negro o blanco. Cada siete días se debe alternar el color. Es importante que la bolsa no sea ni de plástico ni de piel.

Ellos están felices a nuestro lado y lo notarás, cada vez lo verás más brilloso.

Comunicarnos con el Corazón

Por último es necesario hacer hincapié en que con nuestro cristal debemos de tener una comunicación como con cualquier persona. Sentir que se trata de un ser vivo que está feliz a nuestro lado.

Algunos dicen que se debe de tomar el cristal de una forma especial, pero sólo será nuestro corazón el que nos diga de qué manera lo debemos tomar.

Quizá sintamos verlo fijamente o ponerlo en alguna parte, la comunicación no va a ser siempre igual.

Siempre debemos de verlo como un amigo que nos ayudará a activar nuestra energía, así que tenemos que pedir que nos dé la posición exacta para que logremos la conjunción él.

La mejor forma de tratar a un ser es tratarla con tu corazón. No hace falta basarse en libros, sino sólo encontrar otra vez ese camino que ya teníamos al inicio de los tiempos, esa comunicación que será en nuestro beneficio.

Flora Rocha
Fundación Sabiduría del Corazón
florarocha@sabiduriadelcorazon.org